Primo Levi

Primo Levi, autor de una obra incomparable, es quien viene a mi mente cada vez que que encuentro con la crueldad, la opresión o hasta la estupidez (que muchas veces produce los peores males) que él tanto despreció. Hoy el ex-presidente de Irán ha dicho que uno de los logros de su gobierno es el haber promocionado el Negacionismo (la posición de aquellos que niegan que el Holocausto judío sucedió). En otros tiempos, que hoy parecen muy lejanos, estas actitudes eran patrimonio de la extrema derecha. Hoy, por razones que en otra parte he analizado, el discurso “de izquierda” se ha apropiado de estos desperdicios ideológicos y en muchos casos los ha hecho suyos, al punto que muchos (entre ellos yo mismo) nos preguntamos seriamente qué significa hoy ser de izquierda. Cuando pienso en estas cosas, entonces me acuerdo de Primo Levi, releo algún pasaje de sus libros y recuerdo aquella frase de Joubert: “Nada hay bueno en el hombre sino sus ideas de juventud y sus viejos pensamientos”.

264410_504557902948467_802494991_n