cuando era pesimista

De todas las locuras con las que soñó el hombre, tal vez el Fin del Mundo haya sido la más increíble, las más estrafalaria, ya que su cumplimiento significaba la abolición de todas las posibilidades, incluida ella misma. El post-humanismo, la guerra total en la que vivimos, los niños suicidas, el tráfico de órganos, los delirios ilustrados de los científicos de la robótica o del genoma, son simples heraldos de segunda clase de lo que nos tiene reservado la visión de alucinado de Patmos. En este diario divagaremos por las noticias más alarmantes, esas que nos hacen más conscientes, a cada minuto, de que la más improbable de todas las estupideces de la religión posiblemente termine siendo cierta.
Melancolía de Lars von Trier

De mi antiguo blog bilingüe darkglance.

Anuncios

Hace diez años (2)

Vivir para siempre. Extraña esperanza que albergan los corazones de tantos seres, origen de males inconcebibles, búsqueda ilusoria que se alimenta de las acciones más innobles. Algo que llamamos ciencia, algo que se parece a lo que fue la ciencia, se presta sin escrúpulos al cultivo de esta fantasía.

Hace casi diez años en mi blog bilingüe Darkglance.

Hace diez años (1)

¿Qué es la vida humana sin imperfecciones, dolor, tragedia y muerte? O, expresado de manera diferente: la vida humana (es decir, la vida social, rodeada de una naturaleza socializada, inmersa en la cultura y el lenguaje, los libros, el teatro, las películas, la guerra y la paz, el amor y el sufrimiento) es posible, al menos como la conocemos hasta ahora, gracias a la imperfección. En un mundo perfecto no existirían Platón, Rilke, Beethoven, Baudelaire. Si no fuera por la tristeza y el dolor, por el contraste entre un día hermoso y una pesadilla, no habría arte ni civilización: no habría vida “humana”, sino simplemente vida orgánica. ¿Por qué esa lucha desesperada contra las limitaciones? ¿Para qué la búsqueda de la perfección? La perfección solo es posible, y deseable, en el ámbito del arte. Tratar de buscarla en la vida no es más que el sueño demente de algunas almas solitarias y empobrecidas.

Hace casi diez años en mi blog bilingüe Darkglance.