De todas las locuras con las que soñó el hombre, tal vez el Fin del Mundo haya sido la más increíble, las más estrafalaria, ya que su cumplimiento significaba la abolición de todas las posibilidades, incluida ella misma. El post-humanismo, la guerra total en la que vivimos, los niños suicidas, el tráfico de órganos, los delirios ilustrados de los científicos de la robótica o del genoma, son simples heraldos de segunda clase de lo que nos tiene reservado la visión de alucinado de Patmos. En este diario divagaremos por las noticias más alarmantes, esas que nos hacen más conscientes, a cada minuto, de que la más improbable de todas las estupideces de la religión posiblemente termine siendo cierta.
Melancolía de Lars von Trier

De mi antiguo blog bilingüe darkglance.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s