León Trotsky, el “hebreo luminoso”, como lo describió una vez Rómulo Betancourt, si mal no recuerdo en una carta a Mariano Picón Salas, creía firmemente que la Segunda Guerra Mundial terminaría con la victoria del proletariado internacional, que derrocaría a la burguesía de los países capitalistas y a la burocracia de la Unión Soviética. De no ser así, advertía en uno de sus últimos escritos, nos enfrentaríamos a una nueva forma de esclavitud y habría que olvidar el programa socialista para dedicarse a defender los derechos de los esclavos. Pues una parte de eso es lo que sucedió. Una nueva formación social surgió del estalinismo, una forma de esclavitud como jamás la había conocido la humanidad. Lo que no sucedió, con honrosas excepciones, es que los revolucionarios entendieran lo que estaba sucediendo. Millones de muertos del llamado “socialismo real” todavía no reciben la sepultura histórica que merecen.

leontrotsky

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s