Pienso en mis propios pensamientos, y recuerdo a nuestro máximo poeta:

Yo restablecí la paz descabezando a los hombres y vendiendo sus cráneos para amuletos. Mis soldados cortaron después las manos de las mujeres

José Antonio Ramos Sucre

Ramos_Sucre

(de mi antiguo blog)

Anuncios