Niña con muñeca que tiene su mismo rostro. 

En el sitio de Internet de MyTwinn, usted puede adquirir un muñeco con el rostro de su hijo o hija, con el suyo propio, con el de un amigo. El proceso es muy simple, más simple de lo que uno puede imaginar. Se selecciona el modelo de muñeco, se “carga” una foto desde nuestro computador a MyTwinn, y en pocos minutos el pequeño monstruo está listo para ser comprado. No podemos saber que hubieran escrito los románticos alemanes, tan fascinados por el doppelganger (el otro yo, la sombra, el doble) del que se alimentó toda una literatura por casi un siglo, y gran parte del cine de horror de décadas recientes. No sabemos ni nos atrevemos a sospechar qué pensaría Lacan, cómo escribiría su “etapa del espejo” para una generación que crece reconociéndose en un juguete, qué maravillosas elucubraciones saldrían de toda una generación de pensadores de la imagen, la representación, la identidad, es decir, de los veinte últimos años de la filosofía occidental. Nos conformamos con hacer notar esta singularidad del “comercio electrónico”, esta horrible posibilidad al alcance de todos, este insignificante (por ahora) peldaño hacia la desaparición de la frontera entre sujetos y mercancía, este pequeño triunfo, en el alma del niño, de los mecanismos de dominación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s