Evangelio de Judas

Parece una de esas bromas de mal gusto que, a veces, los medios de comunicación masiva gustan de difundir sin mayores escrúpulos. Aunque muchas autoridades académicas parecen avalar la autenticidad de “El Evangelio de Judas”, pensamos que este debe ser analizado desde la óptica de Oscar Wilde o de Stanislaw Lem, más que desde la ciencia. En efecto, durante muchas décadas se ha especulado, a veces inteligentemente (como en Borges), a veces en forma vulgar, como en los libros del tipo “Codigo Da Vinci”), sobre la existencia de un evangelio perdido de Judas. Ahora nos sorprenden con su existencia (en realidad fue descubierto, según la BBC, en 1978 y recién ahora es que es certificado por expertos de la National Geographic). No nos interesa, en realidad, su autenticidad. A estas alturas, todo puede ser cierto, incluso la historia de Cristo o su remake tardío por quién lo traicionara. Lo fascinate es como las historias que forman nuestra conciencia cambian casi a capricho de quienes manejan la información.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s